Tarjetas de PVC: ¿Son adecuadas para un programa de fidelización?

Los programas de fidelización de clientes son cada vez más numerosos y se van extendiendo por todo tipo de negocios. Muchos de ellos utilizan tarjetas de PVC que se entregan al cliente para que pueda gozar de descuentos y promociones. Este tipo de programas reportan a la empresa una serie de beneficios que vale la pena que conozcas.

Definición de tarjeta de fidelización
La función de los planes de fidelización es conseguir que el cliente compre en tu establecimiento o cadena, ofreciéndole toda una serie de beneficios como descuentos, promociones especiales o invitaciones a eventos, por ejemplo.
Lo más usual es que este programa se gestione mediante una tarjeta de PVC personalizada para el negocio donde tiene validez. Es ideal para este tipo de gestiones por su facilidad de uso.
Estas tarjetas pueden ser también de débito o crédito, aunque el cliente es quien decide si quiere añadir esta opción de pago.

Las ventajas de desarrollar un programa de fidelización
Como te decíamos, los programas de fidelización están muy extendidos. Dependiendo del tipo de negocio que regentes, es posible que te interese tener uno, por los beneficios que aporta:
– La primera ventaja es que, si los clientes se sienten importantes, que el negocio piensa en ellos y está atento a sus necesidades, van a volver. Genera una confianza en ellos y eso es importante. Y si vuelven, compran; y si compran, tú ganas dinero.
– Este tipo de programas son importantes para el crecimiento del negocio, generan beneficios. Tu departamento de marketing, si dispones de él y dependiendo del tipo de empresa, es posible que lo quiera poner en marcha para hacer que el negocio prospere. Un cliente que compra de manera habitual siempre será mucho más rentable que uno que solo lo hace de manera esporádica, y hay que cuidarlo para que siga volviendo al establecimiento y siga dándote beneficios.
– Contar con programas de fidelización da una imagen de empresa mucho más fuerte. Da un aspecto más competitivo ante los clientes y la competencia.
– Las tarjetas pueden tener bandas magnéticas o códigos de barras. Si vinculamos esto a un sistema informático, cada vez que pasen por caja y la entreguen obtendremos muchos datos sobre sus costumbres de compra. La información se puede agrupar en una base de datos que te permitirá personalizar mejor los descuentos, bonos y otras ventajas que les quieras dar.
Las bonificaciones que tus clientes pueden obtener gracias a estas prácticas favorecen que quieran seguir comprando y generando beneficios a la empresa. Cuanto más personalizadas sean estas acciones, más especiales se van a sentir y más te van a comprar.
Que tus clientes estén contentos es importante para que tu negocio prospere, y el tiempo ha demostrado que fidelizar a los clientes es mucho mejor que intentar captar nuevos.
Ofrecerles ventajas que les hagan ver que tu negocio cuenta con ellos es la mejor manera de generar confianza y de que sigan comprando. Para ello, nada mejor que las tarjetas de PVC personalizadas y adaptadas a tu empresa.